Saltar al contenido
achievement-bar-business-chart-40140

15 consejos de ahorro para viajar

Tiempo de lectura: 13 minutos

Para la mayoría de las personas como nosotros, viajar no es gratis. Si también debes tener un ahorro para viajar por el mundo, sigue leyendo porque aquí encontrarás 15 consejos para poder ahorrar para ese viaje deseado.

 

Ahorro para viajar por el mundo

Todos nuestros viajes inician como un sueño. Siempre es lindo soñar, pero hay que trabajar en lograr esos sueños. Las prioridades son diferentes para cada persona, cada familia, incluso cada situación. Suele pasar que tratamos de ahorrar para ese viaje tan ansiado, pero sale algún imprevisto de último momento y debemos gastar eso que tanto costó ahorrar. Nosotros hemos pasado por situaciones de ese tipo. Por eso es que queremos ayudarte con estos consejos. Estos consejos que te daremos nos han servido para planificar con bastante anticipación. Al tener metas de ahorro, podemos comprar tiquetes baratos cuando salen las ofertas.

Poco a poco fuimos creando ese hábito de ahorro para viajar por el mundo. Cuando iniciamos nuestros viajes, durante tres años hicimos un viaje por año. Luego pudimos hacer dos viajes por año. Ahora hacemos entre dos y tres viajes por año. Esto gracias al ahorro.

Lo mejor de estos consejos, es que no son exclusivos para viajar. Los puedes aplicar para cualquier meta que te quieras proponer. Como todo hábito, se inicia con pequeñas acciones, que, si las aplicas de forma repetida, cada vez te serán más fácil de aplicar. No importa si eres asalariado o tienes ingresos propios, ¡todos podemos tener un ahorro para viajar por el mundo!

Te recomendamos leer todo el artículo hasta el final. Puede ser que ya apliques algunos de estos consejos, pero otros te pueden ayudar a mejorar tu ahorro para viajar por el mundo.

Así que te invitamos a leer estos consejos, ¡esperamos que con este artículo des inicio a tu próximo viaje!

 

Consejo #1. No te endeudes para viajar: ¡es mejor el ahorro para viajar por el mundo!

La idea de este blog es ayudarte para que viajes, compartiendo nuestras experiencias. Cada uno tiene formas diferentes de ver las cosas, y se respeta.

Sin embargo, como primer consejo queremos decirte que NO te endeudes para viajar. Viajar es un momento maravilloso, nos llena de alegrías al viajar y luego también cuando recordamos el viaje. Sin embargo, no te recomendamos que viajes con dinero prestado que luego debes pagar con intereses. Quizá es mejor que te esperes un poquito. Que te fijes una meta de ahorro. Que calcules cuánto tiempo vas a invertir para llegar a esa meta de ahorro. Y así, cuando tengas el ahorro te puedas ir de viaje sin ataduras posteriores.

Si ya tienes alguna deuda, igualmente te invitamos a seguir leyendo. Con estos consejos puedes fijarte una meta para cancelar esa deuda. Así creas el hábito de ahorrar y puedes crear nuevamente otro ahorro para tu siguiente viaje.

¡Sigue leyendo!

 

Consejo #2. Prepara tu presupuesto de viaje

Como ya has leído en nuestro artículo de cómo planificar un viaje, uno de los aspectos principales de un viaje es preparar el presupuesto. Si ya tienes estimado un presupuesto para tu viaje, sabrás cuánto tienes disponible y cuánto te falta para llegar a cubrir ese presupuesto. Si sabes cuánto te falta, puedes calcular cuánto tiempo ocuparás para llegar a ese monto.

Todo depende de lo quieras hacer. Si siempre has querido ir a algún destino en particular, visualiza ese destino y concéntrate en esa meta de ahorro para viajar por el mundo. No pienses que es imposible de alcanzar. Si te lo propones lo vas a lograr.

En caso de que tu presupuesto sea más alto de lo que esperabas, entonces piensa cuáles gastos del viaje podrías recortar. Si aun así lo ves alto, no te desanimes. Piensa en otros destinos que tengan lo que buscas y revisa en Internet. Siempre encontrarás otro sitio maravillo por visitar, quizá a un precio inferior que se esté acorde a tus metas de ahorro.

El presupuesto de viaje es para que sepas aproximadamente cuánto ocupas. Así te podrás fijar metas realistas.

 

Consejo #3. Fijar metas de ahorro para viajar por el mundo

Ahora que ya sabes cuál puede ser el presupuesto de tu próximo viaje, debes establecer cuánto te falta para llegar a esa meta. Puede ser que ya tengas una parte, así que es importante que eso lo incluyas en el ahorro o lo guardes para evitar gastarlo en otros propósitos.

Para fijarte una meta de ahorro, no basta con quererlo, sino que es necesario saber cómo llegar ahí. Lo primero que debes estimar es cuánto ahorro puedes hacer y con cuánta frecuencia. Esto es, si tus ingresos son semanales, entonces tu ahorro debe ser semanal. Si tus entradas son mensuales, pues ahorra cada mes. Esto es muy importante como parte del hábito. Para que el dinero que vayas a usar para ahorrarlo en realidad sea para eso. Así no lo tendrás a la vista y evitarás utilizarlo para otros fines.

Es muy importante que para este punto seas realista de acuerdo a tus ingresos y gastos. De lo que te queda libre tendrás que decidir cuánto vas a ahorrar. Si no eres realista y te fijas metas de ahorro más allá de lo que verdaderamente puedes, corres el riesgo de terminar cancelando el ahorro. Recuerda siempre pensar en pequeñas metas para lograr una meta mayor.

 

Consejo #4. Elije la forma de ahorro para viajar por el mundo más conveniente para ti

Muy bien, ya te decidiste a ahorrar y sabes cuánto monto y en cuánto tiempo. Lo siguiente que debes hacer es buscar la forma que te resulte más conveniente. Puede ser que ya tengas el hábito de ahorrar y lleves la cuenta de cuánto tienes ahorrado para el viaje. O bien puede ser que si tienes el dinero a la vista quizás sientas la necesidad de gastarlo en algo del momento. Por eso es importante buscar las opciones que tengas a tu disposición.

Lo primero sería buscar con tu banco o entidad financiera de confianza. Actualmente existen muchas formas como lo son los ahorros automáticos. Con esto los bancos te permiten crear un plan de ahorro para el fin que quieras y te dan un interés un poco mayor al de un ahorro normal. Es importante, y práctico, utilizar aquellos planes que sean de ahorro automático. El banco directamente te rebaja el dinero de alguna cuenta. Así te despreocupas de estar transfiriendo los fondos al ahorro de forma manual.

Si no te ofrecen esas opciones, puedes tratar de abrir una cuenta sólo para ahorrar. Además, si puedes hacer una transferencia programada para mover los fondos es aún mejor, porque igualmente no tienes que estarlo haciendo de forma manual.

El beneficio de tener el ahorro en alguna entidad financiera, es que te ofrecen formas automáticas que te ayudan a ahorrar. Y lo segundo es que además te dan un interés por el ahorro que vas realizando.

Pero finalmente tú decides la forma más conveniente para tu ahorro.

 

Consejo #5. Vende lo que ya no necesites

Este punto es muy interesante pero no hemos sabido de mucha gente que lo aplique. Todos compramos cosas para una necesidad específica (en el mejor de los casos). Y cuando satisfacemos esa necesidad, lo que compramos ya no nos es tan útil como al inicio.

Pues bien, otras personas necesitan de eso mismo que ya no utilizas. Unas de esas personas buscan las cosas nuevas, pero otras están dispuestas a comprarlas usadas. Ahí es donde está tu oportunidad.

Anímate a hacer un inventario de aquello que no necesites en este momento o que casi no utilizas. Todo eso ponlo a la venta. Para aquello que no estés seguro de vender, establece una fecha máxima para ver si lo vuelves a utilizar. Si no lo vuelves a usar, entonces es hora de venderlo.

Te sorprenderás de lo que puedes obtener vendiendo cosas que ya no utilizas. No es que vayas a recuperar lo que pagaste si está usado, pero recuperarás algo. Y será dinero que no tenías. Si tienes tu meta de ahorro, agrega ese dinero extra y verás cómo llegarás a la meta antes de tiempo.

Dependiendo del país hay varias opciones. Las más conocidas son Mercado Libre y OLX. Es importante que revises las comisiones por publicar y por vender, para que no tengas cobros sorpresa.

Recuerda, siempre habrá alguien que necesite lo que estás vendiendo. Sólo es necesaria una virtud: paciencia. Si esperas al comprador adecuado, en algún momento llegará.

 

Consejo #6 de ahorro. Eliminar gastos innecesarios

Este es difícil. Solemos considerar que necesitamos todo por lo que pagamos. En realidad, no es así. Tenemos gastos que en cierta forma están repetidos o que estamos pagando en exceso.

Un ejemplo es el caso de la telefonía. ¿Consumes todos los datos, minutos y demás “bondades” de tu plan telefónico? Si la respuesta es no, quizá deberías actualizarte a un plan de menor costo.

¿Tienes teléfono fijo en tu casa, pero usas tu celular? Usa el teléfono fijo que por lo general es más barato.

¿Tienes televisión por cable con opciones “premium”? Puedes eliminar esas opciones y optar pagar por una suscripción a Netflix. O mejor aún, quédate con alguna de las dos nada más.

¿Te compras un café después de almorzar? No lo hagas o compra uno más pequeño que te cueste menos.

¿Tienes un plan de internet de ultra alta velocidad para revisar Facebook? Busca un plan más económico.

¿Estás suscrito a periódicos o revistas que no lees? Elimina esa suscripción.

Revisa todos tus gastos mensuales o anuales, te sorprenderás de lo que puedes ahorrar si eliminas o disminuyes gastos de ese tipo.

 

Consejo #7. Reducir las compras

A todos nos gusta comprar. Pero comprar en exceso, o cosas que no necesitamos, no es bueno. Esas compras que se realizan cada vez que vemos algo que nos gusta, poco a poco nos roban lo que podríamos estar usando para el ahorro.

Más delicado aún es endeudarse con tarjetas de crédito por comprar cosas con dinero que no tenemos. Las tarjetas de crédito son una herramienta muy útil. Pero si no se usan de forma responsable, rápidamente te pueden llevar a deudas mucho más allá de los ingresos que tienes.

Para reducir las compras es necesario identificar los momentos cuando realizas esos gastos. ¿Vas a un centro comercial y siempre compras algo, aunque no lo necesites? ¿Siempre compras lo último en tecnología?

Piensa en tus gastos y si en realidad son necesarios. Piensa si puedes postergar la compra, y cuando llegue momento, vuelve a pensarlo. La segunda vez que lo pienses ya te habrá pasado la “necesidad” de tenerlo.

Además, recuerda el consejo #5. Si necesitas algo, es posible que alguien esté vendiendo lo que estés buscando. Si estás dispuesto a comprar el artículo usado te puedes ahorrar un monto importante.

 

Consejo #8. Cuidado con las ofertas

Todos consideramos las ofertas como un ahorro de dinero. Si bien puede ser cierto para algo que necesitas, no lo es para algo que NO necesitas. Si en verdad necesitas lo que compras en oferta, tendrás un ahorro. Pero si compras en oferta algo que NO necesitas, no estarás ahorrando, estarás teniendo un gasto por lo que pagaste y que NO vas a usar.

Primero que nada, para saber que algo está en oferta debes conocer de previo su precio real. Sólo porque algo diga que está en oferta no necesariamente es cierto, o bien puede ser un tipo de engaño para vender. Si sabes cuánto vale algo, y reconoces cuando está a un mejor precio, y lo necesitas, verdaderamente estarás ahorrando. Pero si lo compras y no lo usas, no ahorraste nada, sino que gastaste lo que pagaste.

No te dejes llevar a ciegas por promociones. Si es algo que vayas a usar, haz números y corrobora que efectivamente estás teniendo un ahorro. Por ejemplo, comprar un producto a mitad de precio si llevas otro producto. Si haces los números hay un ahorro, pero resulta que el producto que compraste a mitad de precio nunca lo vas a usar.

Una pregunta importante antes de hacer una compra de este tipo es, ¿qué pasa si pospongo esa compra? Si no va a pasar nada, es posible que sea prudente ignorar la oferta.

Ahora bien, si conoces el precio del producto y sabes que realmente es una muy buena oferta, puedes aplicar el consejo #5. Si algo está a muy buen precio y puedes venderlo también a buen precio y dejarte algún ingreso extra, pues adelante.

 

Consejo #9. Aprovecha los planes de lealtad

Muy pocas personas que conocemos aprovechan al máximo los planes de lealtad, incluso desconocen de su existencia.

Un plan de lealtad es unas de las formas en que las empresas, comercios, entidades financieras y demás, te agradecen su preferencia. Por ejemplo, si llevas tu carro a un autolavado, es posible que luego de 6 a 10 lavadas te den una gratis. ¡Eso es un ahorro! Aunque pensándolo bien, lavar el carro uno mismo genera más ahorro.

Otro caso, como lo comentamos en nuestro artículo de cómo planificar un viaje, es la forma en que los sitios de reservación de hoteles te recompensan si reservas con ellos. Hoteles.com por ejemplo, te regala una noche gratis por el valor promedio de las 10 últimas noches reservadas con ellos.

Las entidades financieras también lo hacen. Por ejemplo, al utilizar sus tarjetas de débito o crédito, te pueden recompensar con “puntos”, “millas”, “cash-back”, que luego puedes aplicar como dinero a tu favor.

El consejo es que revises tus hábitos de consumo. Valida con tu banco y comercios qué planes de lealtad te ofrecen por usar sus productos y servicios. Así puedes disfrutar de esas pequeñas recompensas y aumentar tu ahorro.

 

Consejo #10. Revisa los montos pequeños

Algo que nos quita parte de nuestros ingresos son esos gastos “hormiga” que hacemos sin darnos cuenta. Los consideramos insignificantes o necesarios y no les prestamos atención. Pues bien, si sumas esos gastos al final del mes, puedes darte cuenta de que te están robando un porcentaje importante de tus ingresos.

Para poder controlar esos gastos hormiga, lo primero que debes hacer es identificarlos. Para esto tienes varias opciones. Existen muchas apps para teléfonos inteligentes. Lo puedes ir a anotando en un papel. Puedes revisar tus movimientos bancarios para ver qué gastaste. En fin, encuentra la forma que más te convenga para el registro de esos gastos.

Una vez que los tengas identificados, clasifícalos para que los puedas revisar de acuerdo al monto. Debes decidir qué tan imprescindibles son. Todo aquello que ni siquiera habías notado, elimínalo. Es posible que sean gastos necesarios.

De lo que quede, trata de ver qué formas tienes de dejar de gastar en eso, o gastar menos. Por ejemplo, resulta que todos los días después de almorzar compras una galleta de postre. Qué tal si compras un paquete de galletas y no tienes que comprar una cada día. Te saldrá más barato que comprar las galletas sueltas.

Estos gastos hormiga por lo general se ignoran porque de forma individual no representan un gasto importante. Pero si ese monto lo agrupas en un periodo determinado podrás ver que algunos de ellos son altos. Primero identifícalos y luego toma acciones para eliminarlos o reducirlos.

 

Consejo #11. Revisa tus estados de cuenta

Este consejo es muy útil porque te ayuda a identificar tus gastos.

La ventaja principal de revisar de tus estados de cuenta es ver cuánto te está cobrando tu entidad financiera por el uso de sus servicios. Comisiones mensuales, seguros, cobro por retiros en cajeros automáticos, etc. Debes estar muy atento a estas comisiones y gastos, ya que puede ser que por tu patrón de uso de sus productos quizá no sea tu mejor opción si no cambias tus hábitos. Analizando cada gasto puedes cambiar pequeñas cosas. Por ejemplo, te pueden estar cobrando por retiros de efectivo en cajeros automáticos. En ese caso sería conveniente que no hagas tantos retiros, o bien que siempre uses sus tarjetas de débito. Dependiendo de tus hábitos de uso puedes disminuir o eliminar totalmente las comisiones que te están cobrando.

Por otra parte, los estados de cuenta te pueden ayudar a complementar los consejos que te hemos dado:

  • Puedes ver los gastos que no sean necesarios (consejo #6). Cuando veas el monto todos lo meses, puedes ver que algo por lo que pagas, aunque lo necesites, puedes reducirlo como te lo explicamos anteriormente en ese consejo.
  • Verás las compras que están haciendo (consejo #7). Revisando tus movimientos puedes identificar los gastos que no debiste hacer y puedes ir identificando qué te llevó a hacer ese gasto.
  • También puedes revisar qué tanto estás obteniendo de los planes de lealtad (consejo #9). Las entidades financieras te detallan en los estados de cuenta las recompensas que te dan por sus planes de lealtad. También si están a punto de expirar.
  • Además, puedes ver los montos pequeños que normalmente no ves (consejo #10).

En fin, los estados de cuenta son una fuente de información valiosa para el control y seguimiento de tus gastos y de tus ingresos.

 

Consejo #12. Prepara un fondo para imprevistos

Ahorrar cuesta mucho. A todos nos ha pasado alguna vez que tenemos un ahorro para algo, pero sucede algo imprevisto que nos hace gastar ese ahorro. Lamentablemente en algunos casos suceden emergencias y tenemos que recurrir a todo lo que tenemos. En esos casos nos podemos sentir desmotivados. Por un lado, por la situación que enfrentamos, y por otro porque el ahorro que tanto nos había costado lo tuvimos que gastar en ese imprevisto.

Es por esto que te recomendamos que del ahorro que vayas a hacer, destines una parte para tener un ahorro para emergencias. Puede ser el equivalente a los ingresos de una semana o de un mes. Si te ha pasado alguna situación de emergencia antes, puedes preparar un fondo para imprevistos por el monto que tuviste que gastar. Si no te ha pasado, quizá tener el equivalente a un mes de ingresos puede servir como ayuda.

La idea con este fondo, es que estés preparado para afrontar una situación de emergencia sin tener que afectar tus metas de ahorro. Reaccionarás mejor ante la situación. Evidentemente si usas el fondo deberás volver a “cargarlo”, pero de forma planificada sin afectar tanto tus metas de ahorro.

 

Consejo #13. Reduce deudas

En el tema de las deudas hay muchos criterios. Hay quienes prefieren no endeudarse. Otros se endeudan por activos (casa, carro, etc.). Otros utilizan financiación para gastos personales. Sea cual sea el origen de las deudas, lo mejor es no tenerlas si la finalidad de las mismas no genera un retorno mayor. Este consejo es para quienes tengan ese tipo de deudas.

Si tienes deudas, te recomendamos tener una meta de ahorro para abonar y disminuir el saldo de las mismas. Por lo general la recomendación es empezar a bajar el saldo de las deudas que tengan mayor interés. De las que tienen mayor interés, puedes dedicarte a pagar la que tenga menos saldo. Tienes la opción de mantener la cuota para pagar la deuda de forma anticipada. Eso te ayudará con la sensación de logro ya que pronto verás que tienes una deuda menos. Esta es la opción que te recomendamos.

Por otro lado, puedes optar por disminuir la cuota que pagas por cada abono extraordinario que realices. Si bajas el monto de la cuota, ese dinero de diferencia lo puedes utilizar para amortizar otra de tus deudas o para tener más metas de ahorro.

En cualquiera de los casos, es importante que valides si te van a cobrar comisión por pagos anticipados. Si ese es el caso, quizá sea mejor tener un ahorro para el pago de esas deudas cuando no tengas que pagar ninguna comisión.

 

Consejo #14. Usa sabiamente los ingresos adicionales

Todos recibimos con gusto esos ingresos adicionales que nos pueden llegar en algún momento. Aguinaldo, salario escolar, bonificaciones por ventas, una comisión extraordinaria por trabajos realizados, dividendos, utilidades. En fin, cuando se tiene ese buen momento de ingresos adicionales, piensa muy bien en qué lo vas a utilizar.

También cuando cumples tu meta de ahorro, puede ser que pienses en usarlo en algo que ocupes en ese momento. Pregúntate antes si en realidad lo tienes que destinar para algo diferente. Puede ser que puedas iniciar una nueva meta de ahorro para eso que necesitas. Así no gastarás ese ahorro que has logrado.

En casos donde tengas ingresos extras, te recomendamos lo siguiente:

  • Abonar ese ingreso extra al saldo de deudas que tengas (consejo #13).
  • Fortalece tu fondo para imprevistos (consejo #12).
  • Inyecta ese dinero a tus metas de ahorro, así llegarás más pronto a tu objetivo.

Trata de nunca pensar en ese ingreso adicional como una posibilidad de comprar y gastar. Si en realidad quieres algo, crea una meta de ahorro para comprarlo en un plazo determinado.

Considera ese ingreso como una oportunidad para estabilizar tus finanzas.

 

Consejo #15. Presupuesto para regalos en tu ahorro para viajar por el mundo

Algo que muchas veces dejamos pasar son los regalos que damos en diferentes situaciones. Cumpleaños, aniversarios, festividades, entre otras. Es agradable poder dar regalos a nuestras personas queridas, también es grato recibirlos. Sin embargo, si no establecemos un presupuesto para esos regalos, fácilmente se nos puede salir de las manos. Tanto así que algunas veces se recurren a préstamos personales para afrontar gastos que no teníamos contemplados.

Nuestra recomendación en estos casos es tener un pequeño fondo para regalos. Para fechas especiales que se saben de anticipación, como los cumpleaños, se pueden tener como gastos fijos para ese mes. Para situaciones extraordinarias se puede hacer uso del pequeño fondo.

Esto es importante ya que, al tener un presupuesto, existe control en cuanto a lo que se va a gastar. Por otro lado, el tener disponible un fondo para ese fin te permite evitar recurrir a gastos imprevistos donde puede ser que gastes más de lo que realmente puedes pagar.

 

Conclusión: ahorro para viajar por el mundo

Estos consejos son una recopilación de los que nosotros hemos hecho a lo largo de los años. Nos han permitido planificar viajes con antelación sin endeudarnos. No todos los pudimos aplicar al mismo tiempo, sino que poco a poco el aplicar unos nos permitió ir aplicando los otros. Y como indicamos al principio, no es sólo para viajes. Estos consejos te sirven para cualquier meta de ahorro que te propongas. ¡Adelante! Aplícalos y empieza a viajar más.

¿Tienes más consejos? ¿Has aplicado técnicas de ahorro para viajar por el mundo o para mejorar tus ingresos? Te invitamos a que nos cuentes qué has hecho. Además, síguenos en nuestras redes sociales.

 

¿Quieres recibir nuestras publicaciones?

No enviaremos spam

Autorizo enviar la información a MailChimp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *